bell hooks: lo que hacemos es más importante que lo que decimos

Por Fernanda Salazar (FES Aragón)

El 25 de septiembre celebramos el cumpleaños de bell hooks, escritora, feminista y activista social estadounidense. El impacto de hooks se ve especialmente reflejado en el feminismo interseccional, pues toda su vida se ha dedicado a escribir desde este feminismo, que ella considera más inclusivo. 

bell hooks nació en 1952, en una pequeña ciudad segregada de Kentucky, Estados Unidos, y fue bautizada con el nombre de Gloria Jean Watkins. “bell hooks”, con minúsculas, es un seudónimo que adoptó en honor a su bisabuela Bell Blair Hooks. Se escribe sin mayúsculas según su siguiente principio: “lo más importante es lo que digo en mis libros, no quién soy”.

Sus primeros años de educación los pasó en escuelas públicas segregadas racialmente. Posteriormente, entró a la escuela secundaria, donde la mayor parte de la población estudiantil y el profesorado eran blancos. Después de graduarse, obtuvo su licenciatura en Inglés en la Universidad de Stanford en 1973. Estudió una maestría en Literatura Inglesa en 1976 y completó su doctorado en Literatura en la Universidad de California Santa Cruz en 1983.

La interseccionalidad en hooks 

La intersección es un marco diseñado para explorar la dinámica entre identidades coexistentes (mujer, indígena, rica, pobre, etc.) y sistemas conectados de opresión (como el patriarcado y el racismo). 

En el feminismo, la intersección permite una comprensión desarrollada de cómo diferentes factores dan forma a las experiencias de las mujeres y cómo interactúan con el género. El término fue creado por Kimberlé Crenshaw y desafía la idea de un feminismo homogéneo.

Podemos encontrar ideas del feminismo interseccional dentro de la literatura de bell. En sus textos estudia los sistemas de dominación y opresión asociados principalmente con temas de raza, clase social y de género. 

En vista de un feminismo sin matices y con voces poco variadas, bell hooks se dedica a escribir sobre y para las mujeres de clase baja. Ella considera que para que el movimiento feminista tenga éxito, debe ser capaz de cerrar la brecha educativa que se ensancha con la diferencia de clases.

Un feminismo para todxs

Hablemos de Ain’t I a Woman?,  una de las primeras grandes obras de la escritora. El libro fue publicado en 1981, y en él, bell explora la divergencia entre racismo y sexismo. En su análisis, localiza la raíz de ambos fenómenos en la esclavitud, donde las mujeres negras se convirtieron en el grupo más oprimido y marginado de la sociedad. 

Hoy en día, este texto se ha convertido en una lectura vital de la literatura afrofeminista. Pero su importancia no sólo radica en la teoría, también en la praxis. bell desafió las convenciones académicas e incorporó una escritura informal a sus textos. Esto con el fin de que fueran accesibles a cualquier persona que quisiera acercarse a ellos, independientemente de su posición económica y educación.

Actualmente, bell hooks es una de las más grandes referentes del afrofeminismo y el feminismo interseccional. Ha publicado más de 40 libros y numerosos artículos académicos. bell es una voz activa de sus ideales y ha demostrado que el feminismo va más allá de la teoría en el papel, pues en palabras de ella, “lo que hacemos es más importante que lo que decimos o lo que decimos que creemos”.

Tal vez podría interesarte: Conferencia virtual: Día Internacional de la Mujer Afrodescendiente