Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro: ¡será ley!

Por Carolina Vargas (FES Aragón)

Este 28 de septiembre se celebra el Día de Acción Global por el Acceso al Aborto Legal y Seguro, el cual tuvo su origen en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, llevado a cabo en noviembre de 1990 en Argentina.

Fue en la Declaración de San Bernardo donde se aprobó por unanimidad la lucha por el aborto legal. Las doscientas participantes afirmaron que ya no estaban dispuestas a seguir sacrificando sus vidas y salud por una moral represiva, impuesta por las instituciones dominantes. Así mismo, no permitirían la legislación de los cuerpos sin tomar en cuenta las necesidades de todas las mujeres y personas gestantes.

Desde ese entonces varias organizaciones de mujeres se han sumado. Buscan que el Estado garantice el acceso al aborto legal y la anticoncepción segura y eficaz, sin importar la condición social y económica, etnia, religión y/o país al que se pertenezca. Poco a poco la campaña se fue extendiendo, y veinte años más tarde, esta acción fue aceptada globalmente.

Con el trabajo arduo realizado durante décadas se ha logrado crear comisiones, campañas y reformas a las leyes. A pesar de esto, aún falta un largo camino por recorrer. En algunos países se siguen violentando los derechos sexuales y reproductivos de las personas con útero.

El aborto en México

En nuestro país, desde los años 30 se hablaba de la necesidad de modificar las leyes para despenalizar el aborto.  Es así que, bajo el título “El aborto por causas sociales y económicas”, Ofelia Domínguez Navarro propuso argumentos sólidos para la modificación del Código Penal mediante la derogación del delito de aborto, basados en un análisis sociológico y jurídico. 

En 1997,  se alcanza la legalización del aborto en 21 de las 32 entidades de México sólo en los casos de: embarazo por producto de violación, peligro de muerte de la madre, inseminación artificial no deseada o grave daño a la salud de la mujer.

Diez años después, se aprobaron reformas necesarias a la Ley de Salud y al Código Penal, las cuales permitieron la interrupción de la gestación no mayor a las doce semanas. Fue hasta el 28 de agosto de 2008 que se determinó la constitucionalidad de las reformas que despenalizan la interrupción del embarazo en el Distrito Federal (ahora Ciudad de México) antes de las 12 semanas de gestación. 

Posteriormente, en el estado de Oaxaca se logró despenalizar el aborto hasta las 12 semanas de gestación, el 25 de septiembre de 2019; después Hidalgo lo declara inconstitucional para Junio de 2021, y un mes después Veracruz.  

El pasado 7 de septiembre, la Suprema Corte de Justicia la Nación aprobó considerar inconstitucional el artículo 196 del Código Penal del estado de Coahuila, convirtiéndose en el quinto estado en legalizar el aborto en México.

Hablemos con cifras

Naciones Unidas afirmó en 2017 que los Estados del mundo debían actuar para convertir el aborto en un acto legal. En su comunicado para conmemorar el 28 de septiembre del 2018, estimaba que alrededor del mundo 225 millones de mujeres carecían de acceso a anticonceptivos.

Además, los abortos no seguros causaban la muerte de aproximadamente 47 mil mujeres al año, mientras que cinco millones padecían de una discapacidad temporal o permanente a raíz de de abortos mal aplicados. 

Aunado a esto, entre 2015 y 2019 mundialmente se llevaron a cabo 73.3 millones de abortos, en condiciones de seguridad o sin ellas. Por lo que respecta a África y América Latina, tres de cada cuatro abortos fueron practicados sin condiciones de seguridad.

De acuerdo con Ipas México, en nuestro país “la razón de mortalidad materna ha disminuido de 2010 a 2019, pasando de 56.2 a 31.2 respectivamente, por cada 100 mil nacimientos estimados, sin embargo, el 5% de estas muertes fueron por aborto”

Legal, seguro y gratuito 

La consigna es clara, queremos que el aborto sea legal. Queremos que el  Estado reconozca que las personas tenemos la capacidad y el derecho de decidir sobre nuestro cuerpo. Se debe impedir que se sea criminalizada(e) por ello.

Seguro, para que nadie tenga que arriesgar su vida y salud. Que haya acceso a medicamentos, procedimientos, personal capacitado; y así evitar lesiones, hospitalizaciones y muertes. 

Gratuito, pues acceder a estos procedimientos es parte de nuestro derecho a la salud, y no deberían importar los recursos económicos con los que se cuente. 

La pandemia por la COVID-19 no detiene la lucha, y aunque hemos de tomar nuevas formas para protestar y hacernos escuchar, está claro que las mujeres y personas gestantes debemos tener libertad de decisión sobre nuestro cuerpo. El aborto será ley.